El loto nace en el fango, atraviesa el agua y florece puro.

De la misma forma, sea cual sea nuestra situación, podemos avanzar en el camino,
y florecer para beneficio de los demás.

Foto: Martín (Thupten Chophel)
nenufar

PORTADA

ZONA PRIVADA


meditacion vigo


PROYECTOS

FUNDACIÓN CASA DEL TÍBET

GRUPO KALACHAKRA

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

¿QUIÉN SOY?


contacto v
tel v 630448980
facebook v facebook
youtube   canal de vídeo
  twitter
  google+

ROSALÍA DE CASTRO Y EL BUDISMO


ALGUNOS TEXTOS DEL
DALAI LAMA


MULTIMEDIA


RINCÓN DEL BUDISMO

 

 


La importancia de la Introspección o Vigilancia:

Por Martín (Thupten Chophel)

 

La introspección, consiste en chequear con nuestra mente, cuál es el estado de nuestra mente, para ver si hay que tomar medidas para que todo vaya mejor. Es lo mismo que un proceso industrial automatizado, en el que hay sensores, y aparatos que miden diversos parámetros y luego en función de lo que detectan, se actúa sobre proceso, ajustando determinadas cosas, para así conseguir el mejor resultado posible.

 

No vale de casi nada, meditar todos los días un poco, y luego a lo largo del día, dejarnos llevar por las circunstancias y emociones aflictivas negativas, actuando con total incorrección y dañando nuestro futuro y a los demás seres.

 

El mundo está lleno de personas que se definen como practicantes espirituales o religiosas, que se conforman por ejemplo con ir a Misa un día a la semana, y creen que ya está todo hecho y que luego pueden dejar actuar a su mente agresiva y sin control, pues la salvación está ya asegurada. Pues nada más equivocado. Una mente entrenada que consigue realizar, cada cierto rato una introspección, en ella misma y ver cuál es el estado de la mente, puede detectar nuestro enfado u odio, y entonces pasamos a aplicar compasión y amor como antídotos. También puede detectar nuestro apego, y entonces pasamos a meditar en que todo cambia, que todo fluye, que puede llegarnos la muerte a nosotros y a todos los demás en cualquier momento, no hay nada para siempre. Si lo que nos afecta es el orgullo, recordamos que el verdadero beneficio a los seres y a uno mismo viene de la humildad, o de sentirnos cercanos a los demás, sentir la calidez de corazón y encontrarnos interconectados con los demás seres. Si lo que detectamos es la avaricia, podemos reflexionar que las posesiones, muchas veces dan más trabajo que posibilidad de disfrutarlas, que en el momento de la muerte, no nos ayudan ni nos las podemos llevar. Si el engaño principal que tenemos es la envidia, debemos intentar regocijarnos de los buenos actos y fortuna de los demás, es una manera muy fácil de acumular energía positiva. De esta manera podemos trabajar con nuestra mente, pero sólo gracias a tener introspección o vigilancia.

 

A medida que vamos avanzando en el camino Espiritual, podemos ser más sutiles y con nuestra introspección, llegar a detectar estados negativos de nuestra mente que en estos momentos nos pasan desapercibidos. Podemos llegar a desarrollar una concentración estable como una Montaña, detectando el sopor y la agitación tanto burdos como sutiles y actuando para corregirlos. En concreto la introspección, es el poder oponente que aplicamos para desarrollar la 5ª y 6ª, etapas para conseguir la Calma Mental o lo que es lo mismo la Concentración Unidireccional.

 

Santideva dice en la Guía del Bodhishatva, que debemos tener una atención tan grande a lo que hacemos como la que tendría una persona que debe llevar en sus manos un recipiente con líquido, y está amenazado por otra persona, que si derrama una gota le corta la cabeza.

 

Así nuestra mente debemos atarla, con la cuerda de la atención, y corregirla con la herramienta de la introspección o vigilancia que comprueba si nuestra mente sigue atada, en buen estado o si no es así, nos avisa que hay que aplicar antídotos.

 

Sin introspección, es imposible realizar la naturaleza de nuestra mente, es imposible también actuar acertadamente con los demás, y es imposible reforzar nuestras cualidades positivas, pues campearían a sus anchas tanto las positivas como las negativas, en función del karma, tal como una pluma la lleva el viento sin control de a dónde va.

 

Gracias por vuestra atención. Un cálido abrazo

  Bookmark and Share

ECOLOGÍA Y BUDISMO


BUDISMO Y CRISTIANISMO


LA MENTE Y LA SOCIEDAD

 

 

v