El loto nace en el fango, atraviesa el agua y florece puro.

De la misma forma, sea cual sea nuestra situación, podemos avanzar en el camino,
y florecer para beneficio de los demás.

Foto: Martín (Thupten Chophel)
nenufar

PORTADA

ZONA PRIVADA


meditacion vigo


PROYECTOS

FUNDACIÓN CASA DEL TÍBET

GRUPO KALACHAKRA

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

¿QUIÉN SOY?


contacto v
tel v 630448980
facebook v facebook
youtube   canal de vídeo
  twitter
  google+

ROSALÍA DE CASTRO Y EL BUDISMO


ALGUNOS TEXTOS DEL
DALAI LAMA


MULTIMEDIA


RINCÓN DEL BUDISMO

 

 


¿Qué significa ser Budista?

Por Martín (Thupten Chophel)

Martin Budista se refiere a ser una persona que dedica tiempo a su interior a mejorarlo y transformarlo. Pero aquí surge un gran problema, pues muchos que se dicen Budistas se quedan sólo en esto. El camino Jinayana Budista nos lleva a buscar nuestra felicidad y nuestra liberación del sufrimiento sin pensar en beneficiar a todos los seres, y está muy bien para comenzar. En este camino, se medita especialmente en las 4 Nobles Verdades, pero hay una solidificación de los conceptos de Yo, felicidad y sufrimiento, que no permite la iluminación completa, aunque, sin buscarlo especialmente, se beneficia a muchos seres de esta forma. Inexorablemente si queremos alcanzar la iluminación total tendremos que entrar en el camino Majayana Budista, en el que en todo instante buscamos el Despertar e Iluminación para Beneficio de todos los seres, no nos aferramos a nosotros y están los demás antes que nosotros. En este caso se sigue meditando en las 4 Nobles Verdades, pero desde una perspectiva superior, en la que no nos aferramos a un Yo, a un camino, a un resultado, y todo es un fluir y sin existencia permanente.

Así, el dedicar tiempo a nuestro interior es fundamental, pero igual de importante es involucrarse en la sociedad, fortalecer sus valores, sus asociaciones, sus escuelas, llegar hasta donde haya que llegar, pero esta es la clave: involucrarse, no aislarse, aunque haya tiempos y períodos para el retiro, que desde luego vienen muy bien.

Una exalumna mía de Meditación y Budismo, de aproximadamente 45 años, que había tomado con anterioridad Refugio en Buda, sorprendentemente, hace 1 año, no tenía cuenta de correo electrónico, y yo le aconsejé y pedí, que abriera una cuenta de correo para mantenerse en contacto con la gente, con el grupo de meditación y además que podía aprovechar para ver muchas cosas interesantes en Internet, le dije que era muy joven y no podía aislarse de la sociedad y que se estaba cerrando puertas. Pues bien, abrió la cuenta a regañadientes y protestándome, como si yo le hubiera pedido algo raro, yo le expliqué como verla, como redactar correos, etc, y lo sabía hacer perfectamente después de la explicación. Pues bien, ella a las 2 veces de ver el correo y conectarse a Internet, dejó de conectarse y de ver los correos. Desde mi punto de vista, esta persona NO ES BUDISTA, o podríamos decir, es una Budista muy limitada y en una situación de estrechez de miras que en muchísimas ocasiones nos perjudica y nos ha perjudicado a los Budistas, y nos desacredita totalmente , ante la sociedad. Desde luego no es Budista Majayana.

El camino Majayana del Budismo, como ya dije, enfatiza en la entrega total hacia todos los seres. Sin esta entrega total a todos los seres, es imposible alcanzar la iluminación. Sabiduría, sin Compasión y Amor, se queda totalmente desequilibrada. Lo mismo que Compasión y Amor, sin Sabiduría.

También he podido constatar en mis años de experiencia, que hay personas que se dedican a coleccionar enseñanzas, una tras otra, y no practicar ninguna o muy pocas. Esto es totalmente equivocado y lleva al fracaso en la vida terrenal y espiritual. Nos volvemos, los Maestros de Budismo y la Enseñanza Budista en un objeto de colección, que no se valora, sólo se colecciona para tener prestigio ante los demás, o para ligar o acercarse a la gente desde un punto de vista de superioridad. Éste coleccionista, es un ser ávido, movido por la avaricia, y que se aleja de su tierra, de sus karmas cercanos, de su familia, por meras razones mundanas, vive aislado en su interior, pues su avidez le impide abrir su corazón, y realmente practicar las enseñanzas. Podría ser perfectamente un coleccionista de sellos o un Budista, realmente en su interior le daría igual, la avidez es lo que le domina por completo. Ante esta gente lo que hay que hacer, es dejarles de dar enseñanzas y alejarlos de los grupos Budistas o de Meditación, pues ellos mismo y los demás salimos perjudicados. Si se potencia esta avidez y no se le pone freno, destruye todo grupo de meditación. También he tenido este caso en mi grupo de Meditación.

Los engaños principales que dominan al ser humano, son: La ignorancia, el orgullo, la avaricia, la envidia, el apego, el odio y la opacidad o dudas engañosas. Precisamente las enseñanzas Budistas están destinadas a eliminar estos engaños o mentes negativas, y transformarlos en mentes positivas. Si se dan enseñanzas a alguien y dándole enseñanzas se le agravan sus engaños mentales, esa enseñanza es un error, pues debe ser destinada a desterrarlos, no en agravarlos. Un Budista siempre debe dar enseñanzas para disminuir los engaños mentales y en función de la capacidad de cada uno, no para reunir gente a su alrededor y engrandecer su Ego, cosa que es fácil que suceda.

También un Budista se preocupa de purificar los 5 elementos: tierra, agua, fuego, aire y espacio. Tanto los que forman nuestro cuerpo como los del medioambiente y de los demás seres. A través de la meditación, hay técnicas meditativas que lo consiguen, y también a través del buen corazón, del altruismo y la sabiduría, del respeto por el medioambiente y la ecología. Este aspecto es tan importante como eliminar nuestros engaños y emociones negativas, y en muchas ocasiones se olvida y no se enfatiza en él.

Agradezco vuestra atención y os deseo lo mejor

Bookmark and Share  

ECOLOGÍA Y BUDISMO


BUDISMO Y CRISTIANISMO


LA MENTE Y LA SOCIEDAD

 

 

v