El loto nace en el fango, atraviesa el agua y florece puro.

De la misma forma, sea cual sea nuestra situación, podemos avanzar en el camino,
y florecer para beneficio de los demás.

Foto: Martín (Thupten Chophel)
nenufar

PORTADA

ZONA PRIVADA


meditacion vigo


PROYECTOS

FUNDACIÓN CASA DEL TÍBET

GRUPO KALACHAKRA

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

¿QUIÉN SOY?


contacto v
tel v 630448980
facebook v facebook
youtube   canal de vídeo
  twitter
  google+
  canal de video

ROSALÍA DE CASTRO Y EL BUDISMO


ALGUNOS TEXTOS DEL
DALAI LAMA


MULTIMEDIA


RINCÓN DEL BUDISMO

 

 


Lugares de peregrinación

(Revista Ciento por uno, Invierno 2009)

Por Martín (Thupten Chophel)

MartinLos destinos de peregrinaje son lugares considerados sagrados, territorios donde se acumula una bendición e inspiración espiritual si acudimos con los ojos y el corazón dispuestos.

Estas tierras son propias de todas las grandes religiones. Tierra Santa para cristianos, India y Nepal para Budistas, La Meca para los Musulmanes…, parajes asociados a la vida de Cristo, Buda y Mahoma respectivamente, adonde caminan multitud de peregrinos todos los años por los siglos de los siglos. Pero los lugares sagrados no limitan su atracción debido a la vida de los tres grandes Maestros, son además rincones donde meditaron místicos de cualquier religión, tierras donde se produjeron apariciones o encuentros transcendentales; incluso donde se conservan los restos o reliquias de algún santo.

De esta manera nos encontramos con Santiago de Compostela, lugar sagrado por la bendición del Apóstol, destino de cientos de miles de peregrinos, especialmente durante el Año Santo.

Algunos pueden especular, si esto de lo Sagrado es ficción o realidad, si estos rincones poseen algún poder especial. Pues bien, todo depende de la fe o espíritu con el que nos acerquemos a ellos. Si peregrinamos movidos por la devoción, por las ganas de perfeccionar nuestro ser, de poder transformar en positivo la humanidad, de adquirir sabiduría verdadera, con toda certidumbre absorberemos la bendición del lugar.

No es lo más importante llegar caminando tras dos meses de duros esfuerzos como en Santiago, hacer el recorrido de rodillas como determinados creyentes, o con postraciones múltiples como ciertos budistas. Lo primordial es nuestra apertura de corazón. Para conseguir esta apertura, podemos leer libros con biografías de Santos, o la Biblia, y esto nos puede ayudar de verdad. A veces, con el intelecto, también podemos abrir nuestra mente más sutil.

Si nuestra situación actual nos impide percibir lo sagrado fácilmente, entonces sí puede ser importante hacer el camino andando, de rodillas o postrándose. Mediante la humildad como base, las acciones de cuerpo pueden ser primordiales: ayudan a purificar muchos obstáculos sutiles y burdos, que frenan el sentir la bendición de lo sacro.

Yo he podido presenciar en diferentes destinos venerables, que conviven lo mejor y lo peor. Son lugares donde se mezclan personas tremendamente positivas y espirituales, con otros que sólo buscan la juerga, el desparrame e incluso se carcajean de lo santo. Por lo tanto, no hay nada ganado por ir a un sitio Sagrado si esperamos que nos llegue la bendición por sí sola, sin una trayectoria vital previa, anterior a ese momento, positiva y, sobre todo, con una sólida motivación interior.

Muchísimas almas llegan a estos lugares y vuelven incluso peores de lo que eran. Hay que saber elegir buenos compañeros de camino, al igual que en la vida. Incluso, a veces, es mejor hacer el peregrinaje cuando no hay multitudes, en una época tranquila, para que la romería pase a ser un verdadero camino interior, y no lo hagamos meramente para conocer gente, para conseguir un reportaje fotográfico, para asistir a un concierto, para ligar. Debe ser lo primero y esencial, un viaje interior de transformación. Si luego se revela algo más, bienvenido sea, pero es lo secundario, no el fundamento.
¿Cuál es la motivación de nuestro peregrinaje?. Esta es la pregunta que debemos plantearnos antes de preparar la mochila; la llave para conseguir algún fruto positivo o, de lo contrario, nos arriesgamos a regresar agotados a nuestra vida rutinaria, vacíos, sin nada novedoso que aportar a nuestra existencia o a la sociedad. Cargados con un lastre que nos sujeta a nuestros apegos, aversiones y demás emociones aflictivas. En resumen, el peregrinaje mal planteado.

Bookmark and Share  

ECOLOGÍA Y BUDISMO


BUDISMO Y CRISTIANISMO


LA MENTE Y LA SOCIEDAD

 

 

v