El loto nace en el fango, atraviesa el agua y florece puro.

De la misma forma, sea cual sea nuestra situación, podemos avanzar en el camino,
y florecer para beneficio de los demás.

Foto: Martín (Thupten Chophel)
nenufar

PORTADA

ZONA PRIVADA


meditacion vigo


PROYECTOS

FUNDACIÓN CASA DEL TÍBET

GRUPO KALACHAKRA

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

¿QUIÉN SOY?


contacto v
tel v 630448980
facebook v facebook
youtube   canal de vídeo
  twitter
  google+
  canal de vídeo

ROSALÍA DE CASTRO Y EL BUDISMO


ALGUNOS TEXTOS DEL
DALAI LAMA


MULTIMEDIA


RINCÓN DEL BUDISMO

 

 


Introducción de S.S. el Dalai Lama al libro “Witness” de Greenpeace

 

DalaiYo escribo esta introduccion para mis amigos de Greenpeace para demostrar lo importante que considero el tema del medioambiente.

En un tiempo yo era completamente ignorante sobre la amenaza a nuestro medioambiente, pero mis ojos se abrieron finalmente a través de la mayor toma de conciencia y con mis encuentros con especialistas en este campo. Los peligros que afrontamos al mirar a nuestro mediambiente son grandes y variados pero lo mas notable a mis ojos es la explosión de población (superpoblación) y los avances de la tecnología, los cuales han alcanzado tal nivel que están perjudicando el delicado balance natural.

A menos que comencemos a tomar seria nota de ello y cuidar del medioambiente hoy, las futuras generaciones inevitablemente sufrirán.

Incluso ahora, a lo largo del mundo. Las vidas de la gente están siendo afectadas por la polución. El problema tal y como dicen grupos como Greenpeace es el daño en el medioambiente a largo plazo, que ya empieza a ser evidente. Cuando una guerra estalla, por ejemplo, hay baño de sangre y destrucción al momento. En cambio el daño al mediambiente, es menos visible y una gran destrucción puede ocurrir gradualmente aunque nuestros ojos no aprecien nada.

Pasado un tiempo nos damos cuenta de lo que realmente está sucediendo, pero puede ser demasiado tarde para solucionarlo. Así es vital que actuemos ahora y desarrollemos un mayor cuidado, y actitud custodia hacia nuestro medioambiente y hacer esta actitud un elemento central de nuestras vidas a través de educación y concienciación.

Yo creo que es esencial informar a la gente del mundo, para mostrarles claramente la importancia de cuidar el medioambiente y las serias consecuencias que la inactividad podría llevar en el futuro.

Respecto a esto, recuerdo, los movimientos pro medioambiente como Greenpeace cuyo valor es incalculable, y como la propia responsabilidad de cada individuo de cuidar del planeta debemos valorarla, es después de todo nuestra casa.

Como en el comportamiento de los seres humanos, los ímpetus deben venir de los individuos, pero luego los individuos deben trabajar juntos para hacer el movimiento más efectivo. Grupos de presión como Greenpeace están llevando a cabo un función inestimable y ellos han cargado sobre si mismos la especial responsabilidad sobre la ecología y el medioambiente.

Yo ciertamente aprecio mucho su compromiso con este espíritu. En 1992, yo fuí a la cumbre de Río y como dije en ese momento, fue un acontecimiento muy importante y positivo. Sin embargo, hubiera sido equivocado esperar grandes cambios en ese momento y realmente no sucedieron.

La cumbre se las arregló para levantar la concienciación mediambiental a lo largo del mundo, pero desafortunadamente muchos de los participantes estaban motivados sólamente por intereses nacionales y no por intereses del grupo en su totalidad.

Esto puede ser comprensible, pero debemos ahora tener un principio destacado. El mundo ha llegado a ser un lugar muy pequeño, y el tiempo de pensar solo en nuestra pequeña nación, o incluso continente, ha llegado a su fin.

Los problemas medioambientales a lo largo del mundo son el problema de cada uno de nosotros, ya ahora, y que cualquier otra nación puede esperar sufrir. Sin embargo, incrementar la concienciación con una cumbre sobre el medioambiente global es al menos un buen comienzo. Mientras yo estaba en la cumbre, me las arreglé; para visitar el Rainbow Warrior.

Es un barco pequeño, un poco desordenado. Pero es un símbolo muy fuerte, y el espíritu a bordo es impresionante. Yo fui muy inspirado por este sentimiento, que hizo mi espíritu más fuerte también.

Autor: SS el Dalai Lama, Julio de 1996. Publicado en Libro Witness de Greenpeace. Traducción inglés-castellano: Martín García (Thupten Chophel)

Bookmark and Share  

ECOLOGÍA Y BUDISMO


BUDISMO Y CRISTIANISMO


LA MENTE Y LA SOCIEDAD

 

 

v