El loto nace en el fango, atraviesa el agua y florece puro.

De la misma forma, sea cual sea nuestra situación, podemos avanzar en el camino,
y florecer para beneficio de los demás.

Foto: Martín (Thupten Chophel)
nenufar

PORTADA

ZONA PRIVADA


meditacion vigo


PROYECTOS

FUNDACIÓN CASA DEL TÍBET

GRUPO KALACHAKRA

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

¿QUIÉN SOY?


contacto v
tel v 630448980
facebook v facebook
youtube   canal de vídeo
  twitter
  google+

ROSALÍA DE CASTRO Y EL BUDISMO


ALGUNOS TEXTOS DEL
DALAI LAMA


MULTIMEDIA


RINCÓN DEL BUDISMO

 

 


El Mejor Monasterio:

Por Martín (Thupten Chophel)

 

Monasterio es un lugar destinado para que vivan en él monjes o monjas entregados a la práctica espiritual y en contacto con practicantes laicos que están vinculados a este Monasterio. Normalmente se entiende Monasterio un lugar físico, pero antes de que surja este lugar físico, tiene que estar el Monasterio dentro de nosotros y en nuestra relación con los demás. Debemos llevar el Monasterio allá donde vayamos aunque aún no haya cristalizado ni esté físicamente realizado.

 

Os estaréis preguntando, ¿acaso me he vuelto loco?. Creo que no, y os voy a matizar esta afirmación: Cuando un practicante Budista decide emprender el camino espiritual, primero tiene que empezar por meditaciones generales que le den calma y concentración, para pasar al estudio gradual del camino a la Iluminación, (Lam Rim), y posteriormente, si de verdad quiere la Iluminación, lo cual es voluntario y no todos los seres están preparados para ello, debe asumir votos y compromisos para toda la vida. Los 3 tipos de votos, base de la ética más inmaculada, son: los de liberación individual, (de laico o de monje o monja), los del bodhishatva y los del tantra. En este caso desde el momento que se asumen los votos, las responsabilidades con todos los seres, y el respeto por los maestros, ya llevamos el Monasterio con nosotros, y simplemente debemos llevar nuestra práctica diaria con constancia e interrelacionar lo mejor posible con los demás, esto es desde mi humilde experiencia el comienzo del Monasterio, y es tan importante como el Monasterio físico. Cuando tenemos prácticas puras, ética pura, todo tiene sentido y no hay nada en la vida que deje de ser el camino espiritual. Nos encontramos de hecho poco a poco avanzando hacia la creación de un espacio físico que puede que surja en cualquier momento, o a veces en próximas vidas, pero aquí no debemos caer en el error de desvincularnos de los seres cercanos, de dejar de trabajar por los demás, de olvidarnos de nuestras raíces, por apresuradamente crear un espacio físico o Monasterio real, porque entonces ese espacio físico estaría condenado al fracaso pues no surge de las aspiraciones y relaciones con el entorno sino como una demostración de poder o de fuerza.

 

Esto es lo maravilloso del Budismo. Creemos en la ley de causa y efecto, en la interdependencia, en la acumulación de mérito y sabiduría. Por tanto las cosas surgen cuando realmente deben surgir, cuando se ha acumulado mérito y sabiduría suficientes, y cuando hay un sumo respeto y amor a todos los seres. Si nos volvemos rígidos y creamos algo, sin unas raíces y una interconexión con los demás, y una simpatía de los demás hacia ese algo, es un tremendo error y esto no funcionará.

 

En mi grupo de Meditación tenemos un local pequeño pero con mucha fuerza y bendiciones, no es un Monasterio en el que vivan monjes y monjas, pero quizás sea su comienzo, el tiempo lo dirá, y es lo que de verdad nos merecemos, no produce grandes gastos y es asumible por mi y por los que me rodean, está afianzado en el sentido común, con los pies en la tierra, y tiene la función de transmitir el darma y los valores humanos universales, es más importante que buscar gente a cualquier precio para sostener económicamente un local más grande. Este local emana su buena energía a la gente que asiste a él, pero también me da fuerzas y energías para relacionarme con mi familia, con mis exposiciones de fotos, muchas de ellas de darma. Es, a pesar de ser pequeño, fuente de paz y bienestar para muchos seres. El poder de los objetos situados en él, es el mejor Fengshui que equilibra muchas cosas y ayuda a infinidad de seres. Es un local que surge con la acumulación de mérito y sabiduría, de muchas personas en Vigo y Galicia.

 

Por ello ya véis que el Monasterio empieza en nuestro interior, y no hay que verlo tanto como un objetivo externo a cualquier precio. Si tiene que aparecer aparecerá, y sólo por nuestros compromisos y votos, así como práctica pura con los Budas y los seres. Cuando tenga que llegar llegará pero no hay que obsesionarse con él, y es más importante que haya armonía con los demás, que nuestra práctica nos interconecte con los demás, y si viene bienvenido sea, y si no viene estupendo también.

 

Bueno, no os romperé más la cabeza, pues creo que el mensaje y reflexión que quería hacer ya están completos. De verdad es fruto de mi experiencia y de ver las cosas como relativas y con objetivos a largo término, incluso para próximas vidas, si los objetivos son a largo plazo actuamos mejor y sabemos aceptar lo que nos rodea como parte importante de nuestra vida. No nos obsesionamos por nada y somos menos rígidos y más flexibles. Un gran abrazo.

Bookmark and Share  

ECOLOGÍA Y BUDISMO


BUDISMO Y CRISTIANISMO


LA MENTE Y LA SOCIEDAD

 

 

v